Lomas de Zamora, Buenos Aires. 1974

Estudio en la Escuela Nacional de Bellas Artes Prilidiano Pueyrredón. Bs. As.
Grabadora e investigadora sonora.
2003  forma parte de ARTE RATA interviniendo baños de instituciones artísticas.
2010  realiza un mural en el Hospital Muñiz, en el marco Puertas del Bicentenario.
Realiza clínicas con Ernesto Ballesteros y Daniel Joglar.
Se muda a Mar del Plata y forma parte del colectivo Mundo Dios como artista y como tutora en las dos ediciones de la Beca Mundo Dios.
Forma parte de Voley junto a Mariano Ullua y Ernesto Ballesteros.
2013 participa en Eggo, Galerías Recientes, El P1so de Abajo.
“Alga, todo y espumas”, Mundo Dios en CCEBA.
Proyecto ganador de la convocatoria SOLEDADES, organizado por la red de centros culturales de AECID.
 “Tacha espejo pone Dibujo”, Mundo Dios en Fundación Lebensohn.
2014. Recibe la Beca Nacional del Fondo Nacional de las Artes.
2016. "ROK" muestra individual, Casona de los Olivera.
2017. Residencia en Madrid, Nave Oporto – Proyecto de intercambio de residencias  Nave Oporto – Mundo Dios, dentro del programa de actividades de ARCO madrid 2017.
Beca del Fondo Argentino de desarrollo Cultural, Linea Movilidad. 
Vive y trabaja en Mar del Plata.






Ella solo carga sus papeles


                                                        
La Mariana Pellejero es en primer orden una grabadora, solo que no hace grabados como cualquier grabador, en su taller la prensa es una experimentadora que se usa solo en casos especiales  y sin la menor culpa aquella prensa descansa inútil. (comprada con un préstamo del Fondo Nacional de las Artes, cuando ella era estudiante de arte)
La conciencia expandida de los grabados de pellejero, indaga en las superficies, pero no como un catalogo de ellas, indaga solo aquellas superficies que tienen algo para contar, entonces su universo se arma con cosas re-de-verdad, que dialogan con ella y nunca va a traducir, ese no es su trabajo, solo un traspaso poético de instancias que hacen fuerte sus grabados, pero que decide no poner adelante, al frente.
Solamente toma texturas, que son huellas y cicatrices, que son un pedacito de algo inmenso que ella repara develar, solo carga sus papeles, solo es consecuente con ella y con las cosas de las cuales renuncio, no como propaganda, como convicción intima.
En su serie Yrigoyen  descubre un artista tumbero (yo creo que es 1 solo) que bajaba del tren en esa estación y caminaba hasta la cárcel de Caceros que queda a unas cuadras, las matrices de grabado encontradas  por su ojo detector, son dibujos hechos con un cuchillo en las paredes que tienen mil manos de esmalte sintético brilloso, pijas, conchas, espadas, dagas, gente apuñalada o en peligro de muerte ( o mas bien en amenaza de muerte). Recrean estos dibujos un continente que no es el de pellejero y que ella no lo toma como propio, ni hace gala de los horrores, solo documenta lo oculto, lo profundamente invisible, con tinta negra, bien negra. A lo sumo lo que ella hace es editar un libro de artista que revisa la serie completa o hace remeras de chica con un raport de pijitas que llama heladitos. No hay denuncia, no hay snobeada, hay conciencia, profundidad y poesía.
Su serie de frotagges, (refregadas) comenta lo importante del lugar donde se tomo, pero una vez mas, no lo publica, lo usa para cargar su trabajo de importancia, recubrirlo de peso con un actitud chamanica (esta palabra esta a punto de no poder usarse nunca mas) se trata aunque no se sepa, de la escollera del puerto de Mardel, de Mundo Dios, de la caza Francesa, lugares importantes para algunos entre los que ella se encuentra, lugares respetables para ella, que no regala respeto.

Juan José Souto
Mundo Dios, Mar del plata
2012